Etiquetas

,

Da mal rollo poner algo negativo en el caralibro, dónde todo son poses, comilonas, terrazas soleadas, etc … (lo que ya llamamos postureo y me incluyo cuando me apetece, claro que sí). Pero no podía callarme otra vez, dejad impasible lo que sucede en las carreteras día tras día, algo que no todo el mundo comparte conmigo porque dejo el cuerpo de mal rollo. Pero tengo que denunciarlo de nuevo, va conmigo, que además de cansino soy crítico.

Esta vez no me voy a remontar a meses, ni tan siquiera a semanas, lo voy a dejar sólo en lo que ha ocurrido este fin de semana y no es la primera vez que en pocas horas se reúnen varias desgracias con un ciclista como protagonista.

Primero le sucedió el viernes a Chris Horner, el último ganador de la Vuelta a España que fue atropellado en Italia, cerca del Lago Como. Un pulmón perforado, cuatro costillas rotas, un golpe en la cabeza, magulladuras varias y en la UCI hasta que anoche le dieran el alta. Se recuperará, pero se pierde el Giro de italia como líder del equipo Lampre-Merida.

Chris Horner de buen ánimo en el hospital

Chris Horner de buen ánimo en el hospital

Ya en sábado, le tocó el turno a el corredor del Drapac Professional Cycling, Travis Meyer, quien entrenaba por carreteras de Andorra y fue atropellado sufRiendo con ello múltiples lesiones, incluyendo una fractura de cráneo, fractura de mandíbula, un brazo roto y un pulmón magullado. Hoy domingo está siendo operado en Barcelona. Tardará en recuperarse, pero sus 24 años (contra los 42 de Chris) le ayudarán en la rehabilitación.

Pero la desgracia con mayúscula cayó en forma de noticia macabra ayer tarde, cuando la triatleta Cecilia Rodríguez fue atropellada en Nambroca (Toledo), pero esta vez, sin correr la misma suerte que Chris y Travis, pues falleció en el acto. D.E.P.

Quizás, yo sea sensible de más a estas noticias, pero la bici me acompaña mucho a diario. Hoy mismo, he paseado en bici con mi pareja, he visto la París-Roubaix a la misma vez que la primera prueba del Campeonato del Mundo de MTB, y he acabado saliendo a entrenar por las montañas que rodean nuestra ciudad con mi compañera de escapadas. Y soy de los que piensan, que últimamente veo más confiados (y despistados) al volante, esos que van entrando en las rotondas mirando si alguien viene (a la izquierda) y sin mirar a la derecha (normalmente, dónde a veces hay un ciclista posicionado para salir antes). Esto ya le ha pasado a compañeros del club ciclista en el que estoy, sin consecuencias mayores que algún “beso” y magulladuras.

Ahora bien, no basta con leer hasta el final esta entrada, lo que también agradezco, pero de nada habrá servido si el móvil te acompaña en el asiento del copiloto a la espera de notificaciones de Whatsapp, y mucho menos, si te olvidas de lo frágiles que somos cuando te “estorbamos” en la carretera. Te pido por favor, que saques este tema de conversación con quienes te rodean, ya sea mientras haces un viaje, tapeando o en el parque mientras los niños se tiran del tobogán porque sólo así, seremos algo más visibles. No creas que la invisibilidad es un Don del que estamos orgullosos los ciclistas y sacamos provecho, porque las cifras mortales en carretera por atropello en España no dicen precisamente eso.

Actualizo a 17 de abril. Chris Horner recibe el alta médica.

Anuncios